Prevenir la inflación I

>> lunes, 2 de febrero de 2009


La inflación es uno de esos fenómenos curiosos y de gran importancia,debido principalmente a su poder de contaminación; se extiende como un virus.

A más inflación, más paro. La cesta de la compra se encarece, los trabajadores necesitan un aumento de sueldo para llegar a final de mes y los empresarios contratan menos debido al aumento de la mano de obra y como resultado menos beneficio . Es una curiosa cadena de despropósitos.

Entonces, ¿ Qué hacemos contra la inflación ? NADA.

Los gobiernos tienden a entrometerse en los mercados. Y estos se regulan solitos.

Un dato curioso que sucedió no hace mucho en este país, fue la intromisión del gobierno en las políticas ( fea palabra) de alquiler de vivienda. La ministra que entonces ocupaba el cargo, salió a los medios de comunicación, explicando que su ministerio iba a tomar medidas de incentivo del alquiler , proponiendo reducciones fiscales.Al día siguiente de la noticia, las inmobiliarias subieron los precios de los alquileres.
El estado ha de ejercer el papel de controlador y garante de la ley, y punto.

Si yo deseo vender mi piso por 300.000 euros y nadie me lo compra, tendré que bajar el precio. Pero si papá estado se entromete y da ayudas fiscales , generando una confianza excesiva en el mercado, entonces, las personas menos conscientes de la realidad, irán como locos a comprar pisos arrastrados por esa falsa seguridad.Así que yo como vendedor; para qué voy a bajar el precio si tengo un montón de incautos haciendo cola para comprar mi piso.

Y los bancos cómo viven de las comisiones de esos préstamos, pues venga, a conceder hipotecas.Este es un claro ejemplo del aborregamiento de la sociedad y de la avaricia desmesurada de políticos, constructores y banqueros. Todos han vivido de la sopa boba... Y ahora tenemos que pagar su ineptitud con una crisis de órdago. Perdiendo puestos de trabajo y prestando capital a los que con tanta avaricia han reventado el mercado.

Sabemos mucho de series de televisión, pero nos preocupamos muy poco del dinero, de nuestro dinero.

Jamás compréis un piso por las reducciones fiscales, éstas no compensan ni por asomo la cantidad ingente de comisiones e impuestos directos e indirectos que vais a pagar (de ese mismo fisco o fiasco)

About This Blog

Lorem Ipsum

  © Free Blogger Templates Skyblue by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP